hipoteca

14 result(s) found.

Hiperteca. La hipoteca hoy.

Siempre se ha dicho que la compra de la vivienda es la inversión más importante que hacemos en nuestra vida. Interesante que, en este caso, pasemos de algo tan material como el ladrillo a un termino financiero. Porque, no nos engañemos, cuando el mercado inmobiliario se explica con términos financieros, se entiende mucho mejor.

Sigue leyendo

Pan con pan…

Del mismo que tenemos datos del incremento de precios de la vivienda, los tenemos del alquiler. Y si suben unos, los otros no suelen ir a la inversa. Sube el pan, tanto el de barra como el de molde.

Pues volvamos con los datos. El precio medio del alquiler en España se ha incrementado un 7%. Seguramente igual que su salario. Discúlpenme la ironía.

Y ya está, ya tienen el dato. Lo que necesita un buen periodista para titular su último artículo de investigación sobre el alquiler.

Sigue leyendo

Mi padre, el primer millenial

Artículo también publicado en El Periódico de Aquí

Mi padre nació cuando a las generaciones no se les ponía etiquetas. Cuando tenía más valor lo que hacías y no la capacidad para contar lo que vas a hacer, aunque luego no lo hagas.

Nació junto a una generación que valora la propiedad y, en gran parte, compró vivienda, también como inversión, pese al esfuerzo y la responsabilidad que les supuso.

Sigue leyendo

El motor del promotor

Artículo también publicado en El Periódico de Aquí

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a SIMA, el Salón Inmobiliario de Madrid y a la gala de entrega de premios de ASPRIMA, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid.
Tanto el salón como la gala, fueron un primer paso para dejar atrás la llamada nueva normalidad que vivimos para, paulatinamente, volver a la normalidad, que será diferente sí, pero no será lo que es ahora.

Sigue leyendo

Por las personas

No voy a empezar hablando del mismo tema con el que los informativos arrancan todos los días. Voy a empezar dando un paso más allá. Tenemos que hablar de las personas. Creo que ya no cabe ninguna duda de que, tras esta crisis sanitaria, vendrán tiempos de incertidumbre en términos económicos. Así que cuanto antes encaremos esa realidad, antes nos pondremos manos a la obra y a proponer soluciones para lo que se nos viene encima.

Sigue leyendo

Sin Malo, no hay película.

¿Se imaginan a Luke sin Darth Vader, a Batman sin Joker o cualquier héroe sin su villano? Deja de haber película.  Hay un debate recurrente (sobre todo desde un interesado punto político) que es el acceso a la vivienda tanto en propiedad como en alquiler, que, recordemos, es un derecho constitucional, y de quien es la culpa de que sea un empresa difícil de conseguir. Sueldos bajos, sociedad low cost, poca o nula capacidad de ahorro, inseguridad jurídica del alquiler, mercado promotor, nueva ley hipotecaría, aumento de impuestos…. Vaya película.

El malo

Cuando la clase política no encuentra soluciones, pese a su gran preparación, busca culpables, y los encuentra, como un niño pequeño, en otros ajenos a su responsabilidad. “No es culpa mía” esgriman -por supuesto-, mientras ponen el foco en el promotor, el banco o la precariedad laboral del sector de la construcción. Por supuesto, los malos siempre son otros. 

Buscar culpables y no soluciones nos lleva a poner encima de la mesa una y otra vez el mismo debate. La administración, que tiene que velar por el acceso a la vivienda de todos los españoles, como ya hemos explicado en otras ocasiones, es la mayor beneficiaria del proceso de materialización de vivienda de obra nueva, gravando la misma con hasta un 22% del coste final. No se olviden de este número, 22.000€ de cada 100.000€ son impuestos. El “agente inmobiliario” que más gana es la propia administración y la culpa es de lo demás. Que malos son (los demás, no me malinterpreten).

Mujer asomada a la ventana esperando al promotor
No te lo pienses, viviendea con nosotros…
©Alex Guillaume – Unsplash

Enfrente un sector que no sabe comunicar, que no sabe ser transparente y no sabe poner en valor su importante labor social, lastrado por oscuras épocas anteriores y por miedo a hacer más ruido del que toca, a ver si les van a echar algo (más) en cara. Y calladito, inmóvil, recibe castigo como culpable por ambas caras, porque el bueno, el que no pone soluciones porque es el que más gana, le culpa de todos los males. Y al rincón de pensar, mientras pensamos soluciones.. Hasta el siguiente debate….

La película

Lo que debería saber el bueno es que, si la culpa siempre es del malo, el malo dejará de jugar, y si no hay malo no hay película y, por lo tanto no hay vivienda. Si el banco es malo, dejará o endurecerá las condiciones del préstamo promotor o de las hipotecas hasta hacerlas inviables, y no hay película, si el promotor es malo desde su vehículo de alta gama y se enriquece a nuestra cuesta, dejará de asumir el riesgo promotor (enorme) y no habrá película, y si no generamos un mercado estable, la mano de obra desaparecerá, y no habrá actores, no habrá película, en definitiva, no habrá vivienda.

Y la película es necesaria. Eso sí, debemos de cambiar el guión, pero es necesaria. El nuevo guión debe aportar valor, generar empatía y transparencia y estar enfocado en el cliente y en el servicio. Difícil pero posible. Algunos ya lo estamos haciendo, y con éxito.

A ver si cambiando el guión cambiamos la película y…. ¿cambiamos de malo?

Ese sí que es un gran debate. Empieza a viviendear aquí…

Y Alejandro Jiménez Domínguez se apuntó a un cooperativa

¿Se acuerdan de Alejandro Jiménez Díaz, (en adelante AJD)? Quedamos en que había ganado la batalla contra el Banco (en adelante El Malo) y que sería este último el que pagaría el impuesto de Actos Jurídicos Documentados que grava los préstamos hipotecarios (en adelante AJD(bis)) Y feliz se quedó. Batalla ganada, El Malo, por malo, ha perdido. O eso nos han vendido.
AJD, feliz y contento, acude al mercado de obra nueva a comprarse una vivienda. Él, muy atento, se hace socio de una cooperativa de viviendas y a precio de coste obtendrá su vivienda, por supuesto. Y toca pedir el préstamo promotor, y, señores, se truncó el invento. Ya no hay ganadores.
Las cooperativas de viviendas estaban exentas de abonar el AJD(bis) del préstamo promotor. Como ya indicamos en esta misma columna, el debate sobre el AJD(bis) se centró de una manera totalmente interesada entre si lo abonaba AJD o El Malo, y no en lo que tendría que haberse centrado, que es en el propio impuesto. Ahora, una vez ganada la batalla (eso nos han hecho creer), ya es El Malo el que abona el impuesto de AJD(bis). Consecuencia de ello, el impuesto es un gasto más para El Malo en la operación por lo que se lo repercute a la misma y al cliente final, es decir, a AJD y su cooperativa.
Y ahí viene la cacicada, ahora el sujeto pasivo es el Banco, que de pasivo no tiene nada, ya que tiene que abonar activamente el impuesto. Y, como ya hemos dicho, ese impuesto se convierte en un gasto para El Malo y lo repercute en la operación. Resultado, las cooperativas de viviendas, a día de hoy, han perdido de golpe ese beneficio y tienen que abonar, vía El Malo, el AJD(bis). Y entonces AJD se da cuenta de que todo era una treta y que el que ha perdido el debate es él, lo hemos perdido todos.
Muchos debates giran en torno al mercado de la vivienda, compraventa, alquiler, muchas propuestas de digitalización, grandes esfuerzos por introducir nuevos valores como la transparencia y la empatía, para luego toparte con muros que pone la propia Administración. Cuando hay un debate importante que pocos abordan: “ya puestos, ¿hablamos de impuestos?” ¿Se acuerdan? Pero claro, el asiento mola mogollón y lo que pase, mientras les dé votos, les importa un copón, y en generar falsas polémicas con falsos vencedores y vencidos, tienen un filón.
El resultado final es que nos quedamos con un nuevo AJD (bis, bis): Señores, “A Jo…robarse se ha Dicho.”
Así que AJD, el AJD(bis) seguirás pagando y AJD(bis,bis). La próxima vez centremos mejor el debate, a ver si así, ganamos todos, aunque sea algo.

Transparencia II: Validación del Modelo

Como ya hemos comentado en otras entradas de nuestro blog #nootraburbuja, uno de los valores que queremos introducir en el mercado inmobiliario es la transparencia. Cambiar los términos de “pelotazo” o “3%” por libros abiertos no es sencillo y por eso empezamos por nosotros mismos.

Viviendea nació a principios del 2015 para escuchar al futuro comprador de vivienda de obra nueva, a ti, atender sus necesidades (las tuyas) e iniciar el proceso con él, poniéndolo en contacto directo con aquellos agentes de la edificación que son capaces de generar esa vivienda, como son los promotores, los gestores de cooperativas, los construcción y los técnicos (arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros, etc…) de tal modo que generen la mejor oferta posible, la que el usuario necesita.

De ese modo, se valida también la viabilidad de la promoción, generando un mercado sostenible que no dependa únicamente de que la operación genere una alta rentabilidad y que responda a una demanda cierta.

Por aquel entonces lo presentamos al mundo promotor y gestor. Y noo supimos mostrar el valor de la propuesta, no lo conseguimos vender. Así que dimos un paso y validamos el modelo nosotros mismos con una propuesta completa, es decir, comprobamos qué zona tenía una alta demanda, cotejamos los deseos de los usuarios, buscamos solar, generamos producto en función de nuestros usuarios, validamos la propuesta con ellos mismos y empezamos cuando la operación fue viable.

Y así nació la propuesta que hemos desarrollado de principio a fin en el barrio valenciano de Benimaclet. 24 viviendas para 24 propietarios. 24 viviendas hechas para cada uno de sus futuros propietarios. Desde inversores a familias. 100% de ventas antes de solicitar licencia. A través de un proceso transparente en el que se ha conocido las inquietudes del comprador, se le ha informado de los pros y las contras, de los beneficios y de los riesgos y en el que se ha ajustado la vivienda a sus necesidades. Siempre en colaboración de esos agentes que antes mencionábamos. Same, como gestora de cooperativas, Finkas como inmobiliaria local y Folioblanco, como estudio técnico. Todos ellos trabajando codo con codo para centrar sus esfuerzos en satisfacer a un “nuevo cliente” en el sector inmobiliario, si uno nuevo, tú.

Una vez validado el modelo, volvemos al punto de partida. En breve verás una “nueva Viviendea”. Y lo ponemos entre comillas porque es la Viviendea que siempre fue. Una plataforma que aglutina a la demanda de vivienda, a ti, para que los agentes que son capaces de generar la oferta, tu vivienda, te escuchen y empiecen el proceso por ti, porque al final, el que va a habitar esa vivienda, el que va a disfrutarla, el que va a soportar una hipoteca, eres tú.

El proceso para ti es sencillo, cuéntanos dónde quieres vivir, cómo quieres hacerlo, y configura una vivienda tipo para que conozcamos tus necesidades. Tipo de vivienda, calidades, equipamiento, necesidad de una vivienda adaptada, zonas comunes, cuéntanos lo que tenga valor par ti, déjanos tu correo y podrás comprobar la demanda en tu zona, las propuestas activas en tu zona o las viviendas de obra nueva que se ajustan a tu deseo. Si no te gusta nada de la oferta exisitente, y la demanda en tu zona es alta, asignamos a tu grupo de demanda promotor o gestor de cooperativa, en función de tu deseo, para que realice el proyecto que estáis esperando, el que más se ajusta a vuestras necesidades.

En breve lanzaremos la “nueva Viviendea”. En breve te lo comunicaremos. En breve nos volveremos más insistentes. En breve un nuevo modelo de acceso a la vivienda.

En breve…¿buscas vivienda o viviendas?

Ir a Arriba