Navidad, ecoNavidad…

Se acerca la Navidad y muchos de nosotros tenemos tendencia a enloquecer… compramos en exceso, cocinamos para un regimiento y decoramos nuestras casas por encima de nuestras posibilidades. Os queremos hablar de que es posible una “Navidad sostenible”, sigue leyendo y apunta estos consejos que harán tu Navidad más “eco” y así evitamos un poco los excesos innecesarios estos días.

Decorar a mano 

Empecemos con las decoraciones navideñas. Este año vamos a intentar evitar las decoraciones que contengan plástico… ¿imposible? ¡Para nada! Empieza por fabricarlas tú mismo – recurso maravillosos para tardes invernarles y tener a los más peques alejados de las pantallas un rato… Puedes utilizar materiales de manualidades y todo lo que se te ocurra; retales, fieltro, piñas, ramas secas, piedras, velas o elementos que ya tengas en casa y puedas darle una segunda vida. Rebusca por los armarios y te sorprenderás…

Los árboles nos dan oxígeno… ¿recuerdas?

El árbol de Navidad es un elemento imprescindible en una decoración navideña. Hay de múltiples estilos, colores y tamaños. En el caso probable que ya tengas un árbol de plástico de otras Navidades, reutilízalo tantas veces como te sea posible. Pero si no tienes o vas a cambiar de decoración, aún estás a tiempo y piénsalo bien antes de comprarlo. 

Tenemos la equivocada percepción que es mejor usar plástico – así no hay expoliar un bosque… –  que poner un árbol natural. Error, un árbol de Navidad natural será siempre la mejor opción, ¿por qué?, sencillo, estos árboles proceden de viveros especializados y regulados, durante su crecimiento han emitido oxígeno – ¿recuerdas? – y han absorbido mucho CO2, que nos sobra por toneladas y además es el principal causante del cambio climático.

Hay que tener en cuenta que los árboles naturales se pueden compostar, es decir, trocear y reutilizar como abono orgánico, algo que con los árboles de plástico no se puede hacer y que seguro acabarán en un vertedero. 

Al comprarlo en una maceta, tienes la opción de trasplantarlo alargando sus años de vida y si lo has comprado en un comercio local, además ayudas al pequeño comercio y de proximidad. ¿Ves como era la mejor opción?. Hoy hemos aprendido que si estamos decididos a comprar un árbol, uno natural es la opción más ECO.

Navidad iluminada

No te vengas arriba. No es necesario entrar en una competición lumínica con todo el vecindario y llenar tu casa de luces. Vale que te la hayas diseñado a medida en nuestra plataforma, pero poco de sentido común y evitemos la contaminación lumínica del barrio. Aplica la ley del “menos es más” y elige bien los rincones que vas a iluminar. Apostemos por las luces led de bajo consumo y conseguiremos un 90% menos de gasto. 

Luces, cámara... ¡Navidad!
Luces, cámara… ¡Navidad!

Comerse la Navidad

¿Ya tienes pensado el menú para estas fiestas? Te invitamos a que reflexiones un momento y pienses en el consumo responsable de los alimentos. Primero idea tu menú con alimentos de temporada y de kilómetro cero, es decir, que los alimentos que has elegido para la cena de Nochebuena no tengan que cruzar medio planeta para llegar a tu mesa y de paso consumir recursos y contaminar el medio ambiente… Y no solo eso, evita el consumo en exceso, si sois seis – este año tenemos límite – no compres comida para diez. Y reparte, hay muchas personas que lo están pasando mal y les vendrá bien que lleves algún kilo de tu compra a Cáritas, Cruz Roja o a esa asociación molona, que seguro está recogiendo ayudas en tu barrio…

Comerse la Navidad puede ser perjudicial
Comerse la Navidad puede ser perjudicial

Y hablando del consumo responsable, hay que evitar comprar artículos que estén envasados en exceso y con demasiadas etiquetas. En estas fechas la cantidad de envases que producimos es una locura, así que opta por los productos a granel o empaquetados minimalistas.

Vamos a jugar con la Navidad

Es la hora de comprar los regalos. Siempre que puedas compra tus regalos navideños en las tiendas de barrio o de comercio justo. A ser posible, que sean de materiales naturales como la madera, evita que sean plásticos y que lleven pilas o baterías. Y para terminar, utiliza papel de regalo reciclado. Y alguno puede ser una manualidad tuya o un detalle personal… ¡seguro que triunfas!

¿Te hemos ayudado un poquito a que tu casa y tus navidades sean un poco más sostenibles? ¡Esperemos que sí! 

¡Recuerda! Recicla siempre…

Frank Moreno, Murray para lo amigos, lleva en esto de la Comunicación desde antes de Internet, es lo que tiene ser el “mayor” del equipo. Viviendear con Frank es estar todo el día entre redes, teclas y estadísticas… bienvenidos al Marketing de Viviendea.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*