Viviendea, como una moto

cascos moto y obra en viviendea
En cualquier situación, la cabeza siempre en su sitio…

Corría el año 2013, tiempos de plena travesía por el desierto inmobiliario de obra nueva, y andaba con la frustración contenida de no ver la luz al final del túnel. Recuerdo aquella viñeta de El Roto que se publicó en El País por esas fechas. La guardo junto a un cartel que cita “nunca olvides septiembre del 2007”. En esa tesitura hablé con mi mejor amiga, con mi confidente, con mi mujer, para decirle que tenía dos opciones, comprarme una moto como capricho y cambiarme de sector o invertir en una idea que me rondaba la cabeza para generar trabajo y oportunidades ahí donde no existían. Sin saber que aquella idea sería el germen de Viviendea. Me dijo un claro y contundente “tira”. Y tiré…

Viñeta de El Roto sobre vivienda
Chiste gráfico de El Roto

A finales del 2014 teníamos lista la primera versión de Viviendea“la primera plataforma de viviendas a medida”. No me voy a extender mucho contando nuestra historia, ya que lo hice en esta entrada del blog, pero siempre me gusta recalcar que el que pretendía que fuera nuestro cliente vio la plataforma como una amenaza: “es una buena idea, pero, si tienes a la demanda, te acabarás convirtiendo en promotor, serás competencia”. 

Entendí entonces que teníamos que validar el proceso nosotros mismos. ¿Se puede empezar el proceso edificatorio de obra nueva desde las necesidades del comprador final y hacer una “vivienda a medida”? Os doy un adelanto, claro que se puede.

2018, año cero

Y en el 2018, tras dos procesos fallidos, conseguimos iniciar con éxito el proceso para materializar 24 viviendas con las necesidades y puntos de vista de sus 24 compradores. Todas las viviendas personalizadas desde el proyecto. 100% de “ventas” antes del proyecto básico. Un proyecto que jamás hubiera salido de un estudio de mercado. Un proyecto ajustado a la demanda. Una oferta ajustada a la demanda.

Excavadoras suelo viviendea
Empezar una obra nueva tiene algo de liturgia…

Y podríamos haber gritado, nos podríamos haber encarado con los escépticos, podríamos haber sacado pecho, pero sabíamos que nos quedaba un largo camino con la licencia y con los préstamos necesarios, aún no teníamos todo el proceso validado. Siempre hemos sido francos y prudentes en todo.

Hemos sido unos emprendedores atípicos al vender nuestra idea con mucha pasión pero siempre poniendo encima de la mesa el riesgo que conllevaba, elevado, como cualquier proyecto inmobiliario de obra nueva, principalmente por los dilatados plazos que se manejan. Nunca hemos prometido altas rentabilidades ni altos multiplicadores. No vendemos motos. Y hemos seguido solos pero con una idea clara. Año a año, paso a paso.

Startups camello

Hace poco leí sobre las startups cebra… y quizá algo tengamos de eso, pero me gustó más la definición de la startup camello, con ese concepto sí que me siento identificado. Siempre seguimos adelante, dicen que soy “algo” pesado, persistente, diría yo.

Cuando hemos podido, hemos corrido, cuando no, hemos disminuido la velocidad, sin frenar, siempre dando pasos adelante para mejorar la experiencia del cliente en la compraventa de una vivienda de obra nueva… y a su medida.

En marzo de 2020 conseguimos la licencia, y seguimos callados, todavía quedaba un paso más, el préstamo promotor, que conseguimos en mayo de ese año. Ahora sí, a principios de junio hemos empezado a construir. Un edificio totalmente diferente. Ahora sí que podemos gritar alto y claro: “vamos a levantar, junto a 24 vecinos, el primer edificio de obra nueva en Valencia a medida de los compradores finales, de sus habitantes”.

 Vamos a levantar, junto a 24 vecinos, el primer edificio de obra nueva en Valencia a medida de los compradores finales, de sus habitantes.

Viviendea en benimaclet

No somos tu competencia, somos Viviendea

Una vez todo el proceso validado, volvemos donde arrancamos, para no “parecer” ni ser competencia de nadie del sector. Todo lo contrario, para dar nuevas oportunidades al sector. No para gritar que vamos a provocar la revolución. Vamos a ser una evolución natural y digital de un modelo prácticamente caduco, que está basado en el producto. Vamos a pasar a otro basado en el usuario, conectando sus necesidades con promotores, arquitectos, inmobiliarias y constructores, de tal modo que se haga la mejor oferta posible, la que se ajusta a la demanda. No desde los datos, desde el usuario. Se pueden hacer viviendas a medida, simplemente os invitamos a seguir el proceso que facilitamos en Viviendea; primero escuchar, luego pensar y finalmente hacer.

Y vamos a por más, junto a todos los usuarios y profesionales que se están sumando día a día a la plataforma… juntos gritaremos más fuerte. Juntos llegaremos antes.

Por cierto, de la moto ya me he olvidado… algún día llegará…. O no, pero eso ya hace tiempo que no me preocupa.

Sergio López, CEO de Viviendea. Original publicado en LinkedIn.

Sergio López es el CEO de Viviendea, padre de la criatura y motor de todo este proyecto, que ya es una realidad. Sergio es Arquitecto. Y también Arquitecto Técnico. Y una mañana de 2015 se despertó descubriéndose como CEO de Viviendea, así, casi de repente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*