Regular regulín… o regulín regular

Al eterno debate de si es más conveniente comprar o alquilar una vivienda se vuelve a unir la anunciada intervención de las entidades públicas en el precio del mercado para «garantizar» el derecho a una vivienda que tenemos todos los ciudadanos españoles según se refleja en el artículo 47 de nuestra Constitución: «Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación (…)» Sin entrar en el debate de qué es una «vivienda digna y adecuada», pocas intervenciones del Estado o de las Comunidades Autónomas han resultado efectivas en este sentido. Con las elecciones cercanas, se empieza a abrir el debate desde un punto de partida que ya ha fracasado en otras ciudades, pero que quizá haga ganar algún voto.
En este caso, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha trasladado la intención del Consell de regular el precio del alquiler, tal cual se hace en Francia o Alemania, para evitar (o controlar) la burbuja del alquiler. En un principio con un precio recomendado incentivado con beneficios fiscales para, en un futuro, intervenir el mercado con precios fijados, o lo que es lo mismo, impedir que el propietario tenga libertad para subir los precios.
Una vez más, acomplejados, miramos a nuestros vecinos creyendo que son más listos, más eficientes y que juegan mejor al fútbol que nosotros. De los dos países que actualmente regulan el precio de alquiler, Alemania estudia modificar esa normativa tras comprobar que no funciona, por lo menos como querría que funcionara. Así que establecerá un incremento máximo por mejoras en la vivienda o el edificio y, lo que quizá resulta más interesante, con la obligación de informar al nuevo arrendatario del precio del alquiler anterior. Que el demandante de vivienda, sea alquiler o compraventa, tenga toda la información disponible para tomar la decisión es algo que siempre hay que promover.
Con los beneficios fiscales y las ayudas también ha quedado demostrado que no se regula el mercado, más bien todo lo contrario, ya que provocan pagos fuera del control de la administración.
A día de hoy la única solución que se ha demostrado efectiva es aumentar la oferta. Y no hay que inventar el ábaco para ello. Basta con fomentar leyes que protejan a ambas partes, al arrendador para que sienta segura su propiedad –y la ponga en el mercado– y al arrendatario para evitar posibles abusos del propietario.
Esa sí que es labor para nuestra preparada y atenta clase política ¿o no?… Otro eterno debate

Frank Moreno, Murray para lo amigos, lleva en esto de la Comunicación desde antes de Internet, es lo que tiene ser el “mayor” del equipo. Viviendear con Frank es estar todo el día entre redes, teclas y estadísticas… bienvenidos al Marketing de Viviendea.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*